Los barbijos tienen la particularidad de no dejar leer mucho las expresiones faciales; solamente dejan disponible a la interpretación las miradas.

Los ojos de Bautista Suárez Escobar en la moderadamente fría mañana del 20 de junio, a doscientos años del fallecimiento del General Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano, brillaban como suelen hacer los ojos expuestos al viento aunque también demostraban un interés distinto por el entorno y las miradas que estaba recibiendo. Era el protagonista de la jornada.

Caminando despacio junto a su mamá se fue acercando a las maestras de la Escuela Manuel Belgrano. En algunos momentos más, el Gobernador Kicillof, la Vice-Gobernadora Magario y la Directora General de Cultura y Educación Agustina Vila, se iban a poner en contacto vía internet con los alumnos elegidos por cada distrito bonaerense y con los respectivos intendentes municipales.

Ya despojado de su campera, Bautista, más tranquilo, se sentó a esperar la conexión desde Casa de Gobierno y lo hizo junto al intendente Raúl Reyes, que no dejó pasar siquiera un par de segundos para comenzar una extensa charla con Bautista; de lejos eran miradas, expresivas a veces. Bautista habló con Raúl Reyes de su afición por el fútbol, contó que es marcador de punta en San Martín y que como le queda lejos la cancha un vecino lo acerca hasta los entrenamientos.

"Empieza", dijeron y Bautista junto Raúl Reyes subieron al escenario y se sentaron junto a la Bandera Nacional; allí ambos y los pocos asistentes en la sala pudieron ver y escuchar cuando el gobernador hablaba con algunos de los niños vía internet, en tanto Raúl Reyes le contaba al representante de los alumnos dorreguenses acerca del valor de la Patria y de sus símbolos, del respeto, del amor hacia los demás habitantes del País.

Ambos se pusieron muy atentos a lo que acontecía en la pantalla, escucharon la alocución del titular del ejecutivo provincial quien luego de finalizar saludó a todos los alumnos designados. Bautista volvió a recibir un aplauso, igual que cuando lo nombraron en el Acto Oficial transmitido desde la Casa de Gobierno bonaerense. Raúl Reyes, agradeció a los docentes y a los responsables de la Escuela Manuel Belgrano y con emoción se dirigió a Bautista y con afecto de vecino de pueblo, le deseó éxito y le renovó los conceptos acerca de la Patria, sus símbolos y el respeto y amor y esfuerzo que éstos merecen les prodiguemos.

La mañana había comenzado más temprano en la Plazoleta de la Bandera con el izamiento del Pabellón Nacional, un día antes de comenzar el invierno; este invierno de barbijos y distanciamientos sociales; pero más que nunca de acercamiento a la Patria, al distrito, a la ciudad y a todos sus habitantes.

.

fotter